animales en peligro de extención


EL BUCARDO

Las causas de su extinción fueron la caza furtiva, la mala política de conservación y algunos comportamientos poco respetuosos hacia ésta especie que era la más representativa de los montes de Ordesa en España.
Los últimos bucardos se refugiaban en unas abruptas umbrías donde en invierno,  apenas llegan los rayos del sol y en los meses cálidos, la  masificación trazaba una barrera que impedía que estos animales se  desplazaran a lugares más hospitalarios. A esto se ha añadido que  el río Arazas, el que atraviesa el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido para unirse al río Ara, fue desviado y canalizado para  construir el aparcamiento actual, así como algunas de las instalaciones del  parque.
A esto se ha añadido la  sobre presión de los Rebecos, también llamados Sarrios en la zona,  debido a la ausencia de predadores naturales que han terminado por arrinconar a  los Bucardos.
Con la muerte de la última bucarda, en el 2000, se da por extinguida una subespecie que según han manifestado biólogos y guardas forestales del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, único lugar donde habitaban estos animales, “había desaparecido hacía 100 años”.
 

LINCE IBERICO

La población del Lince Ibérico se ha visto reducida a la mitad en los últimos 10 años, debido a la persecución sufrida por parte del hombre, a la perdida del hábitat y al descenso de las poblaciones de conejo, base de su alimentación. Se estima que quedan unos 600 ejemplares, principalmente en España, donde sólo dos grupos son lo suficientemente grandes como para ofrecer perspectivas de viabilidad de la especie a largo plazo. Alguna vez disperso por toda la península ibérica, el lince perdió terreno ante la agricultura y la urbanización. La misomatosis, enfermedad introducida para reducir la población de conejos, principal fuente de alimentación del Lince, también llevó a una disminución dramática de sus poblaciones. No obstante, aunque ya no se caza, muchos linces mueren por heridas causadas por trampas para conejos, y otros, al cruzar los caminos.
El Lince Ibérico es un felino de tamaño mucho mayor que un gato doméstico. Se caracteriza por su aspecto robusto, sus patas largas y su cola corta con una borla negra en el extremo y que suele mantener erguida batiéndola en momentos de peligro o excitación.
Sus orejas están rematadas por unos característicos pinceles compuestos por pelos negros rígidos cuya finalidad posiblemente sea la de descomponer la redonda silueta de su cabeza, favoreciendo de este modo su mimetismo.
También son características las patillas que cuelgan de sus mejillas y que aumentan progresivamente de tamaño con la edad. Los jóvenes de pocas semanas carecen de patillas y casi de pinceles y en los individuos de un año ya aparecen las patillas, aunque cortas, que apenas cuelgan por debajo de la barbilla. Los machos tienen las patillas más largas que las hembras.
El lince ibérico se encuentra exclusivamente en zonas muy restringidas de España y Portugal. Su hábitat principal, lo constituyen las áreas de bosque mediterráneo bien conservadas, aisladas de la actividad humana y con abundante matorral.

 



EL ELEFANTE

Existen 2 especies de elefante, el africano y el asiático. Ambas especies, están en peligro de extinción por el comercio del  marfil y la pérdida de su hábitat natural. Estos hechos han motivado  su inclusión en el apéndice I de la Convención Internacional  sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (CITES),
La pieza más valorada del elefante son sus colmillos, utilizados habitualmente en ornamentación y joyería, e incluso para teclas de piano, pero el resto del animal, a pesar de ser un componente comercial de menor importancia, tampoco se desaprovecha, utilizándose también el pelo de su cola en joyería (collares, pulseras, anillos, pendientes, todo ello engarzado con oro o plata), la piel es utilizada para ornamentación y la carne es generalmente aprovechada por las personas del lugar de origen.
El elefante es el animal vivo más grande de la tierra. Los adultos llegan a pesar seis toneladas o más. De las dos especies de elefantes: africano de Loxodonta y asiático (maximus de Elephas), el africano es más grande y más abundante que el asiático. Hay 300.000 a 600.000 africanos (en 37 países del rango) y 35.000 a 50.000 asiáticos (en 13 países del rango). Son generalmente pacíficos, de movimientos lentos, aunque pueden alcanzar 40 km. por hora y bucear utilizando sus trompas como tubos respiradores,  si la situación lo requiere.
La trompa del elefante es un alargamiento del labio superior y nariz; no tiene huesos, esto permite que succione  casi cincuenta galones dentro de su trompa cada día, hasta un galón y medio en cada succión, y los arroja a chorros sobre sí mismo o en su boca. Del mismo modo, despluma, tira y rasga centenares de libras de vegetación de su hábitat en búsqueda de alimento.
Con cuarenta mil músculos, la trompa de un elefante es una de las más versátiles de todas las creaciones mamíferas. Es de hecho tan útil al animal, que un elefante amenazado la sostendrá cerca de su cuerpo en una bobina protectora, para evitar que la dañen.

 

 


Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.